Revista técnica independiente | Más de 25 años informando

    El compromiso de CONFIDA por un vending sostenible

  • TOP EMPRESAS

  • Por
    Ago 02, 2016

    Cerca de 30 millones de italianos utilizan a diario máquinas expendedoras, no sólo para comprar snacks o bebidas, sino también productos de higiene personal, juegos, artículos de papelería y mucho más. El del vending es un sector en auge al que Confcommercio Toscana y Confida, la asociación italiana de distribución automática, dedican la conferencia ‘ECO-Vending: la contribución de las empresas de la distribución automática a la sostenibilidad (comunidad local, economía, medio ambiente)’, que tuvo lugar el pasado 6 de julio en la localidad italiana de Prato.

    El encuentro sobre vending y sostenibilidad, organizado por ambas organizaciones con la colaboración de ANCI Toscana y Adiconsum, se celebró en el Palazzo Buonamici Banci, y contó con la presencia del presidente de Confida, Piero Angelo Lazzari, y el director de Confcommercio Toscana, Franco Marinoni. También fueron invitados el presidente de ANCI Toscana y alcalde de Prato, Matteo Biffoni, y la presidenta regional de Adiconsum, Grazia Simone. Estuvo presente para los saludos institucionales, asimismo, el asesor regional de las actividades productivas, Stefano Ciuoffo.

    El cantucci o cantuccini, también llamadas galletas de Prato, es uno de los postres más típicos de la tradición culinaria de la Toscana. Son galletas de almendras secas, cortadas en rebanadas de pan con la masa aún caliente. Un producto que quizá pronto pueda adquirirse en un distribuidor automático, como en el caso de un café u otros artículos expendidos tradicionalmente por una máquina vending. Este concepto de introducir la artesanía y los productos culinarios típicos de las regiones italianas en otros canales de venta como el vending es una de las cuestiones que se plantearon en el encuentro.  

    “En estos últimos años la venta automática ha experimentado un verdadero boom y cada vez más personas utilizan las máquinas vending, bien a través del sistema de cápsulas de café o en grano, haciéndolas populares tanto en los hogares como en las oficinas. Si bien este es un negocio interesante para explorar en busca de oportunidades, también plantea algunas cuestiones relacionadas con el medio ambiente y la sostenibilidad, así como la vertiente social, que queremos poner sobre la mesa con los representantes del ANCI”, explica Franco Marinoni, director de Confcommercio Toscana. “De hecho, es en los municipios junto con las diversas Regiones, donde se deben definir las iniciativas para la protección del medio ambiente y la sostenibilidad ambiental y social de todas las actividades económicas, incluyendo la restauración y el comercio.” Marinoni apuntó que todos los días uno de cada dos italianos compra algún producto en una máquina expendedora, destacando el crecimiento de un sector que ha sabido profesionalizarse, siendo capaz de adaptarse a los cambios mediante la implementación de innovadoras tecnologías, sin dejar de vista en todo momento la calidad y las buenas prácticas, anticipándose incluso a las necesidades de los consumidores.

    El presidente de ANCI Toscana manifestó su opinión acerca de fortalecer las alianzas entre el vending y los municipios: “Estoy dispuesto a evaluar las propuestas que vayan en esa dirección. Todos saldríamos beneficiados: los productos ‘kilómetro cero’ podrían encontrar un poderoso aliado en la distribución automática, con el fin de fortalecer su presencia en el mercado. Los operadores de vending, por su parte, tendrían la oportunidad de entrar en contacto con nuevos segmentos de negocio. Por último, la Administración podría avanzar en políticas para intervenir de forma positiva en la dinámica económica del territorio”.

    Por su parte, Stefano Ciuoffo, confirmaba la importancia cada vez mayor del sector del vending: “Desde el ámbito de la venta automática se ha sabido interpretar las necesidades de los consumidores, quienes pasan cada vez más tiempo fuera de casa. En la actualidad, somos un país de ‘migrantes’ diarios para el trabajo o para el ocio y las máquinas garantizan en muchos lugares un momento de pausa, relajación en el que poder tomar un refresco. El comercio al que estábamos acostumbrados ha cambiado en gran manera y la Región de la Toscana lo debe tener en cuenta, a la hora de reestructurar el Código del Comercio, en el que animamos a colaborar a las asociaciones”. En este sentido, Ciuoffo avanzó que el sector del vending tendrá su espacio en la nueva ley: “Es una de las nuevas expresiones del comercio y, como tal, requiere de un espacio normativo más avanzado”.

    Un vending sostenible

    Las máquinas expendedoras instaladas en la península italiana suman más de 800.000 unidades y distribuyen 5 mil millones de bebidas al año (160 por segundo). Con el fin de impulsar la industria de la venta automática, existe una mayor confianza por parte de los consumidores a la hora de pagar con tarjetas de crédito y de débito. En 2015 el sector registró una facturación de alrededor de 3,4 millones de euros (+ 3,1%) y 10,5 millones de consumiciones (+ 2,6%) en comparación con 2014, según datos ofrecidos por Confida.

    “La expendedora es una poderosa herramienta para el comercio y un elemento cada vez más relevante, ya que satisface las necesidades  de muchas personas,  que por motivos laborales o de estudios pasan gran parte de tiempo fuera de casa. A través del uso de las nuevas tecnologías para mejorar la calidad del servicio y la oferta, el sector del vending ha desarrollado una serie de aplicaciones y soluciones  en línea con las expectativas de los consumidores y las administraciones”, afirma Piero Angelo Lazzari, presidente de la asociación italiana de vending. “Confida comparte los valores de la sostenibilidad en el sector del vending. A través de este encuentro, pretendemos dar a conocer un proyecto que esperamos cuente con la participación de la Administración, las empresas de vending y los portadores de intereses sociales.”

    Según explicaba Lazzari, la distribución automática, llegada a Europa de los Estados Unidos en los años sesenta, ha encontrado en Italia una de sus máximas manifestaciones: no es casualidad que la feria bienal del sector Venditalia, organizada por Confida, se haya convertido en el principal evento internacional para los profesionales del vending. “La venta automática constituye una de las excelencias del 'Made in Italy'; el volumen de negocio de nuestros fabricantes de máquinas expendedoras supone el 70% de las exportaciones. Si la calidad y la innovación continúan siendo aún nuestros puntos fuertes, ahora el nuevo reto en el que hemos de poner todos nuestros esfuerzos es el de la sostenibilidad ambiental y social, a partir de la reducción de residuos.” En este sentido, el presidente de Confida anunciaba la próxima cita con el conjunto del sector del vending, prevista para el próximo mes de noviembre: “Será una ocasión ideal para presentar oficialmente nuestro compromiso asociativo de cara a convertir la sostenibilidad en la estrategia fundamental del sector”.

    La jornada del pasado 6 de julio, moderada por el director adjunto de Confcommercio Toscana, Gianni Picchi, también contó con la asistencia de la presidenta regional de Adiconsum, Grazia Simone, quien resumía con el siguiente lema el objetivo del sector: “calidad, oferta, información y transparencia”; y de la presidenta del Grupo de empresas de gestión de Confida, Alessandra Zamperini, así como del responsable del Comité ‘Vending Sostenible’ de Confida, Ottavio della Portella, quienes hablaron acerca de las demandas de los consumidores en materia de vending.

    El encuentro reunió a un gran número de profesionales del vending de la región de la Toscana. Algunos de ellos expusieron su testimonio acerca de las mejores prácticas sostenibles aplicadas al sector del vending: Roberto Pace - Gedac Vending, Roberto Bianchini - Caffè d’Italia, Flavia De Rossi - Tritech by y Lorando Alunni Ferracci - SIDEA Italia.